Explicit Language Viewer Discretion Advised!

THE ART BELOW CONTENTS ADULT LANGUAGE AND EXPLICIT IMAGES. PLEASE, WE RECOMEND NOT TO SEE IF YOU'RE A CHILD OR A PERSON WITH HIGH MORALS.

viernes, 3 de septiembre de 2010

InVisibles: Naturalezas transgresoras O las barbies transexuales fotografiadas por Manuel Velandia

En la sala Miguel Hernández de la Sede de la Universidad de Alicante, en Alicante se presenta a partir del miércoles 31 de marzo y durante un mes una exposición de fotografías y un performance de Manuel Velandia Mora e instalaciones de Andrea Cano, en la que se visualiza una serie de muñecos trans, entre ellos algunas Barbies® que nos dejan observar explícitamente sus genitales.

¡Si, no leyó mal! En la una exposición fotográfica “InVisibles: Naturalezas transgresoras” se presentan fotografías de Manuel Antonio Velandia Mora que muestran unos juguetes dignos de la potmodernidad; unos juguetes que fueron “customizados” por Andrea Cano quien decidió fabricar unas muñecas transexuales, pues como afirma Velandia “incluso para los juguetes la diversidad es posible, incluyendo la sexual”.

La exposición presenta dos miradas sobre una misma realidad, por un lado exhibe fotografías de elementos de la naturaleza no humana, en las que en algunos momentos se intuye cierta semejanza con contenidos sexuales, porque la sexualidad suele verse donde no existe y por otra parte explicita las opciones trans, justo allí donde nadie las desea –en muñecas y muñecos-, tal y como les viene sucediendo a lo largo de la historia a esos seres humanos que han decidido transitar hacia la plena existencia de sí mismos/as.

En las fotografías e instalaciones se observan cuerpos masculinos y femeninos desnudos de muñecas, entre ellos Barbies®, Kents® que a diferencia de los que se distribuyen comercialmente nos dejan ver sus genitales.

Estas fotografías e imágenes de “Barbies®”customizadas serán una amenaza para la sociedad. Muy seguramente una de estas muñecas transexuales nunca estará en el estante de una tienda de muñecos, como tampoco nunca suelen estarlo muñecos cuyos genitales se muestren con la inocencia con que se visualiza el cuerpo desnudo de cualquier bebé.

Las Barbies® transexuales no dejan de ser una "amenaza" para la sociedad, quizás no habría muchos padres de familia dispuestos a regalarlas a sus hijos pequeños, pero sí a regalarles a la perversa Barbie® “normal” (si es que puede llamarse normal a una chica de cuerpo imposible y con una realidad marcadamente irreal), esa que quiere trabajar en trabajos típicos de mujeres y llevar vida de millonaria a pesar de las mujeres reales suelen ganar un salario mucho más bajo que el de los hombres; esa Barbie® que en medio del glamour siempre termina siendo ama de casa; esa chica que nunca será trabajadora sexual tal y como les ha tocado ser a la gran mayoría de las trans latinoamericanas, africanas, asiáticas e incluso europeas, a quienes el estigma, la discriminación, la exclusión social y la suma de otros crímenes de odio de los que son víctimas las lleva a alejarse de la escuela y a encontrar en esta forma de producción su única alternativa de subsistencia.

Es importante cuestionarse en este momento no sólo la invisibilidad de las personas transexuales, como también la tendencia actual en la que las niñas y niños ya no desean esa Barbie® que actualmente se encuentra pagando por sus pecados estereotípicos sino una Bratz®, una de esas nuevas muñecas cuyas prendas, maquillajes y accesorios si parece el de algunas estereotipadas trabajadoras sexuales, esas que las niñas en sus juegos poner a bailar protagonizando un video de reggaetton y que no les parecen tan "aburridas" porque se acercan más a su sueño postmoderno consistente en ser, por lo menos, extra en un video de Daddy Yankee.

Las muñecas Barbie® transexuales, como dice Andrea, son esos juguetes que ella no pudo tener cuando de pequeña y siendo niño, soñaba con ser mujer y que ahora siendo adulta transitando a su verdadera esencia ha querido construir como un homenaje a todas aquellas transexuales explicitas u ocultas que se han autorizado a ser lo que realmente siempre quisieron ser.

En una de sus Instalaciones Andrea Cano rememora aquel famoso dibujo conocido como “El Hombre de Vitruvio” realizado por Leonardo Da Vinci en uno de sus diarios y que está acompañado de notas anatómicas. La instalación representa, como en el aquel famoso dibujo, una figura masculina desnuda inscrita en un círculo construida en pétalos de flores y enmarcado ya no por un cuadrado sino por una pantalla de televisión. En ella hay una triada de un mismo ser con el que representa el proceso de transición de un hombre que se ve a sí mismo en una masculinidad transitada y en una escena cotidiana en que una trans-Barbie® con tetas y pene se visualiza a sí misma como figura isométricamente perfecta gracias a su tratamiento hormonal.

Miércoles 31 de marzo 20:00
Abierta hasta el 28 de abril de 2010
Sala Miguel Hernández
Sede Universidad de Alicante
Ramón y Cajal 4, Alicante

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada